¿Sabes qué es el Shibari? Conoce el arte de la atadura erótica japonesa.

Saber es poder y si todo ese conocimiento lo trasladamos a nuestra vida sexual, seguro que el placer que podemos alcanzar no tiene límites. El Shibari es un estilo de bondage japonés en el que las ataduras se realizan con cuerda de fibra natural y siguiendo ciertos principios estéticos. Son ataduras muy sutiles y de gran impacto visual. Su origen se remonta a los soldados japoneses, que utilizaban este tipo de ataduras para trasladar a sus prisioneros.

Si nos remontamos unos años atrás, era una práctica poco conocida, sólo los más osados la practicaban, pero como consecuencia del estreno de la saga erótica más conocida a nivel mundial, Cincuenta Sombras, ésta alcanzó gran protagonismo. No importa que seas principiante, ya que sin saber a la perfección realizar la técnica, podrás disfrutar enormemente.

¿TODO EL MUNDO PUEDE PRACTICARLO?

En este estilo de bondage, las mujeres suelen ser las más sometidas y siempre es bajo un pacto consensuado con la otra persona además de  con límites definidos. Cuando la persona ya está inmovilizada, empieza el juego: sexo oral, caricias, masajes y/o penetración. La concentración hace que disfrute muchísimo más del placer que está recibiendo.

El diseño de las ataduras está perfectamente estudiado para resaltar la figura y las partes íntimas de la persona sumisa, además de que cada nudo es colocado para estimular los puntos sexuales.

Si es tu primera vez debes tener algunos aspectos en cuenta:

  • Siempre debes tener unas tijeras cerca, por si en caso de emergencia necesitas liberar a la persona sumisa.
  • No realices ataduras en el cuello o las articulaciones, ya que puede ser peligrosas si todavía no eres experto en esta práctica erótica.
  • En caso de que la persona se maree o tenga calambres, no continúes con la práctica
  • Los nudos que realices no deben estar muy apretados. Pueden causar moretones y en casos extremos desmayos por cortar el flujo sanguíneo.

 

¿POR QUÉ RESULTA TAN MORBOSO INMOVILIZAR A UNA PERSONA?

Todos tenemos un lado oscuro y en más de una ocasión puede que te plantearas hacer realidad cualquiera de tus fantasías más oscuras.

En ocasiones es complicado que estos sentimientos fluyan en la pareja, pero si lo planteas puede que marque un antes y un después en la forma de disfrutar vuestros encuentros sexuales. Obvio que ambas partes tenéis que estar de acuerdo y de ser así puede que el placer que se alcance sea más de lo esperado.

Los efectos que se producen son tanto a nivel físico como a nivel psicológico. En el primer caso, el roce de las cuerdas sobre la piel y las zonas erógenas, el sentirse inmóvil y a merced de la otra persona, son algunas de las sensaciones que se experimentan. A efectos psicológicos, el subidón de adrenalina que produce el saber que estas a merced de la otra persona sin tener opción a liberarse hace que el placer sea máximo. También hay que dejar claro que todo se hace desde la seguridad y la confianza que se tiene en la otra persona

Si buscas nuevas emociones en tu relación y el mundo de las ataduras siempre fue una de tus fantasías, no dudes de que este tipo de práctica hará que en tu relación se vuelva a encender ese fuego que hubo al principio.