Orgasmo…¡ven a mí!

Hoy os traemos un artículo de nuestra colaboradora Úrsula Müller, psicóloga y sexóloga especializada. En él podréis saber más acerca de los orgasmos. Si queréis realizarnos alguna consulta podéis hacerlo a través de nuestro correo electrónico. Esperamos que sea de vuestro interés.

Recibo muchos correos electrónicos a diario, puedo decir que un porcentaje alto de los correos son de mujeres que no alcanzan el orgasmo y en la mayoría de relatos percibo mucha frustración en su vida sexual.

La falta de educación sexual tiene que ver, como tienen que  ver los prejuicios y tabúes con los que crecemos. De pequeñas no nos enseñan a explorar ni a ver nuestros genitales con amor ni curiosidad, sino como algo prohibido, que no se ve y no se toca. Luego, vienen las consecuencias.

Hay que encontrar la manera de que la búsqueda del orgasmo no se convierta en un martirio, hay que permitirse sentir el resto del cuerpo, de dejarse llevar.

Ya en terapia, al preguntar y cuando obtengo más información, me he dado cuenta que inconscientemente muchas mujeres dejan de disfrutar el resto de los elementos de los encuentros sexuales, por estar pensando cuando aparecerá el orgasmo; como si de una carrera se tratara.

MITOS SOBRE EL ORGASMO

Es importante olvidarnos de algunos mitos alrededor del orgasmo:

  • Si tengo un orgasmo simultáneo con mi pareja, será aún mejor.
  • Existen dos tipos de orgasmos, el vaginal es el más importante.
  • El punto g, genera más placer.
  • Si no siento el orgasmo, mejor fingirlo para que mi pareja no se moleste.
Hay que encontrar la manera de que la búsqueda del orgasmo no se convierta en un martirio, hay que permitirse sentir el resto del cuerpo, de dejarse llevar. Clic para tuitear

EL ORGASMO REAL

El orgasmo es uno, el que se da en nuestro cerebro y el clítoris será por excelencia el punto de cuerpo y el único órgano sexual de la mujer que está destinado únicamente para el placer, por lo que es posible que la mayoría de mujeres experimenten este tipo de orgasmos con más frecuencia. Sin embargo, es bueno aprender a explorar más nuestro cuerpo, a buscar otros puntos erógenos, a olvidarnos de los prejuicios y soltar la creatividad sin presionarnos para llegar al orgasmo.

El paseo para llegar al destino puede ser igual de emocionante y no tiene porque ser aburrido. Si dejamos de presionarnos para que aparezca el orgasmo, será más fácil que se de.

 

 

Deja un comentario