Cunnilingus: un arte que debemos aprender.

La felación y el cunnilingus son dos de los preliminares más practicados. Cuando mantenemos relaciones sexuales, nos gusta disfrutar y ver disfrutar a nuestra. Intentamos ser los mejores, pero si todavía no tienes perfeccionada la técnica del cunnilingus, no te preocupes, nosotros te ayudamos. Seas hombre o mujer, debes tener presente algunas reglas básicas para que el placer sea máximo y llegar a alcanzar el orgasmo. Algo importante que debes tener en cuenta es que en el caso de las mujeres necesitamos más tiempo y delicadeza que los hombres.

Lo que debes tener en cuenta…

Si eres principiante que no te de vergüenza en preguntar a tu compañera indicaciones, de esta forma sabrás lo que le gusta para la próxima vez.  Si este es tu caso, es mejor que no absorbas, ni des lametazos sin parar, ¡eso no gusta! Cuando vayas teniendo experiencia aprenderás a succionar para poder dar más placer con esta técnica. No te preocupes, todo llega y además…nadie nace sabiendo cómo hacer un cunnilingus, ¿no?

Antes de pasar a la materia, debes de realizar unos preliminares en condiciones, en ocasiones nos dejamos llevar por la pasión y por nuestra torpeza no disfrutamos demasiado del momento. Bajar directamente a realizar el cunnilingus no es aconsejable y menos todavía ir directamente al clítoris, porque puedes hacer que pierda la excitación. Besa su cuerpo, estimula sus pezones, susúrrale al oído y hazlo todo despacio para crear un clima de éxtasis sexual y poder continuar con el cunnilingus. Además de esto puedes crear un ambiente erótico con música, velas, aceites…para que el momento sea sublime.

Besa su cuerpo, estimula sus pezones, susúrrale al oído y hazlo todo despacio para crear un clima de éxtasis sexual Clic para tuitear

¿Qué camino debo seguir?

El cunnilingus debes hacerlo despacio, empezando por besar y lamer los labios despacio y muy suavemente. Poco a poco, estos besos te llevarán a los labios menores y aquí debes continuar como al principio, besándolos de forma delicada y sin olvidarte de utilizar la lengua con movimientos lentos de abajo hacia arriba. Seguro que conforme avances la excitación será mucho mayor, pero ¡cuidado! No pierdas los nervios y continua con el ritmo, si te aceleras vas a fastidiar realizar un buen cunnilingus. Así que ve poco a poco aumentando la velocidad y la presión con la que juegas. ¡Un consejo! Si quieres que el cunnilingus sea el mejor que ha probado tu chica, utiliza un labial estimulante efecto frío/calor para que las sensaciones os eleven a otro nivel.

Evita de momento tocar el clítoris, rodéalo para seguir aumentando la excitación. De esta forma conseguirás que tu chica se retuerza hasta no poder más.

¡¡Punto importante!!

Pon atención a sus movimientos, respiración y gemidos, ya que serán el indicativo de si lo estás haciendo bien o mal. Si vas por buen camino, tu estimulación provocará una lubricación vaginal y será el momento adecuado de aumentar la excitación utilizando tus dedos. ¡Ah! Y si quieres una experiencia llena de sabores, puedes aplicar lubricante del sabor que más os guste.

Llegados a este punto, acaricia su clítoris con la punta de la lengua y realizando movimientos circulares, ya que al tener terminaciones nerviosas es muy sensible.

Puedes utilizar juguetes sexuales para que la experiencia sea todavía más placentera. ¡Muy importante! Una vez realizado todo este recorrido no debes centrarte en el clítoris y dejar de lado los pasos que ya has realizado.

Cuando notes que tu chica está mucho más agitada será el momento de poner el clítoris entre tus labios y apriétalos con suavidad. Es el momento de que succiones con suavidad y de que introduzcas tus dedos en la vagina hasta el punto G. Si observas que tu chica arquea la espalda o la escuchas gemir no pierdas el ritmo en ambas zonas para que estalle de placer.

¡Un último consejo! Aplica vibrador líquido sobre su clítoris y no querrá que pares. La experiencia la llevará a otro nivel.

¿Preparad@s para la sesión?

Deja un comentario