Cosas que los hombres temen pedir a su pareja

Durante el sexo, son muchas las cosas que a un hombre le encantaría hacer, aunque la realidad es totalmente distinta. Muchos confiesan sus fantasías con la intención de poder cumplirlas, pero la gran mayoría no se atreven a pedirlas por vergüenza o por miedo al rechazo. Si quieres descubrir lo que les vuelve locos, pero no se atreven a decirlo, sigue leyendo.

 

¡Grita!

Cuando practicamos sexo, a muchas de nosotras nos gusta gemir, a ellos les encantaría oírnos gritar, y aunque nunca nos lo pedirían, subir el volumen es una motivación extra para que se esfuercen en llevarnos al clímax.

En el oído…

Aunque no lo parezca, se vuelven locos si empezamos a susurrarles al oído todas esas cosas salvajes que somos capaces de hacerles.

Toma la inciativa y sorpréndele.

Si los dos disfrutamos del sexo ¿por qué nos cuesta tanto tomar la iniciativa para mantener relaciones sexuales? A ellos les encanta ver que nosotras tenemos tantas ganas de hacerlo como ellos.

¿Streptease?

Toma la iniciativa y vuelve loca a tu pareja, desnúdate sensualmente delante de él y enloquecerá.

Cine X, un plan perfecto para un sábado por la noche

Todos sabemos que cualquier persona en un momento de su vida ha visto una película porno, pero lo que no nos imaginamos es lo que les gustaría verlo con su pareja. Atrévete y dar rienda suelta a vuestra imaginación.

¿Nos grabamos?

Grabaros en video mientras practicáis sexo, no hay nada que excite más a un hombre que convertirse en actor porno de su propia película junto a su pareja. El tema es complicado porque depende de la sensibilidad de tu pareja el querer hacerlo o no pero…¿qué pierdes por probar.

Saca tu lado salvaje y mastúrbate…

Si quieres despertar su deseo salvaje, empieza a masturbarte delante de él, nunca te lo hubiera pedido pero verás su nivel de excitación. Si quieres llevarlo al máximo nivel, no lo dejes participar hasta que veas que no puede más.

Por la puerta de atrás.

El poder del sexo anal. La gran mayoría de hombres nunca pedirían sexo anal a su pareja por miedo a la negativa. Ese deseo y el no poder conseguirlo hace que sea algo que les produce una excitación máxima.

¡Aquí se hace lo que yo diga!

Aunque a muchos les ronda por la mente y sienten el deseo de cumplir órdenes, es complicado pedirlo. Ponte en situación, toma la iniciativa y dale placer con nuevas posturas.