8 zonas erógenas masculinas que debes conocer

Muchas veces no nos atrevemos a explorar el cuerpo de nuestra pareja durante el coito. Otras veces son ellos quienes no conocen cuáles son sus zonas erógenas y se sienten cohibidos cuando tomas la iniciativa.

Hoy hablaremos de todos ellos, porque… ¡creerme! resulta muy interesante, ya que los haréis enloquecer para relaciones sexuales muchos más placenteras.

Dónde encontrar los puntos erógenos masculinos

Punto G: lo encontrarás en la glándula con forma de nuez llamada próstata. La forma más fácil de llegar a él es introduciendo tu dedo ligeramente doblado por el ano, a unos 5 cm de la entrada la encontrarás y una vez localizada solo tendrás que masajearla al ritmo de la excitación de tu pareja.

Punto F: debajo del pene hay una franja estrecha llamada frenillo, con un elevado potencial de placer. Con la posición del perrito o el misionero, conseguirás la máxima fricción y si quieres volverlo loco, dale una buena sesión de sexo oral subiendo y bajando tus manos masajeando la zona en sintonía con tu boca.

Punto O: lo encontrarás en la base de la columna vertebral. En él hay multitud de nervios conectados directamente con el pene. Si quieres despertar todo su libido, pon dos dedos de cada mano y traza círculos con ellos a la vez que besas su espina dorsal.

Punto X: se sitúa en la unión de los glúteos con los muslos, parte interior y exterior. Abarca las zonas del ano, testículos y perineo, todas ellas de máxima excitación para el hombre.

Punto C: la oreja es una zona erótica por excelencia y el cartílago el punto de mayor excitación por la cantidad de terminaciones nerviosas que tiene. Muérdela, chúpala, juega con ella con tus labios y verás cómo enloquece.

Punto W: este punto se encuentra en el pectoral de tu pareja. Coloca tu dedo sobre el extremo superior de uno de sus pechos dibujando una W hasta llegar al otro extremo, tendrás la excitación asegurada a la vez que creas el camino del placer.

Punto 8: coloca tus dedos en la base del pene justo donde se une con el escroto. Dibuja círculos tanto en la base del pene como en el escroto, formando “8” y verás la excitación en su cara. Si te gusta y te lanzas también puedes hacerlo con la lengua.

Punto R: la costura que recorre de arriba abajo el escroto se conoce por el nombre de Rafe, y podemos decir que es la zona más sensitiva de los testículos por el número de terminaciones nerviosas que podemos encontrar en él. Si quieres estimular el punto R aventúrate con la postura del perrito, es la mejor.

No pierdas tiempo, toma nota de todos ellos y vuélvelo loco.